Mami yo también te estoy buscando

Este es uno de esos post que salen del corazón sin ningún tipo de plan o programación.  Lo escribí en un momento en el que me sentí sumamente conmovida con las historias de muchas mamis que aún no logran encontrarse con sus peques y sentí la necesidad de darles mi palabra de aliento (o al menos eso espero). Leer las historias de estas valientes mujeres que luchan y entregan todo lo que tienen con el único propósito de sentir en brazos a ese pedacito de corazón que sale de nosotros cuando parimos, que no se rinden a pesar de la adversidad y están dispuestas a todo para lograrlo, me ha hecho reflexionar.

Lo primero que debo decir es que la palabra “infertilidad” debería ser abolida (la detesto tanto como la palabra “disciplinar”). Pero ya que existe apoyémonos en wikipedia para entender su significado:

“La infertilidad es una enfermedad que imposibilita concebir un hijo naturalmente o de llevar un embarazo a término después de 7 meses de vida sexual activa. Hay muchas razones por las que una pareja puede no ser capaz de concebir, o no ser capaz de hacerlo sin asistencia médica”.

Enfermedad que imposibilita concebir a un hijo… (joder… y me perdonan las malas palabras) Más allá de óvulos y espermatozoides, a los hijos se les concibe no solo en el útero, sino en la mente y el corazón. En el momento que deseas con todas tus fuerzas ser madre (o padre) ya lo eres, ya ese pequeño e indefenso ser fue concebido en tu corazón, ya existe, ya es. Por eso, jamás permitas que nadie te diga que eres infertil o que no has podido convertirte en madre, porque ya lo eres! solo que aun tu pequeño y tu no han podido encontrarse… Las razones pueden ser muchas, tal vez alguno (papá, mamá, nené) no está listo aún o hay algo que superar para que el encuentro se dé. Mientras tanto mami, sueña con tu bebé, acarícialo, amapúchalo y siéntelo como si estuviera, porque en realidad ya está. Sé también que el tema de la adopción es muy delicado, los trámites son engorrosos, costosos y muchas veces tenemos la necesidad como mujeres de sentir a ese pedacito de ser formándose dentro de nosotros. Es una opción que jamás debe imponerse y debe surgir espontáneamente de los padres, pero puede ser el camino predestinado para encontrarnos con ese pequeñín tan esperado.

Hoy quiero compartirles una Leyenda Japonesa, que en lo particular es de mis favoritas, y cuenta que: «Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper». Entre la comunidad de padres y madres adoptantes en Japón, esta leyenda supone una metáfora recursiva, ya que supone que la vinculación entre el hijo adoptado y los padres ya está realizada de antemano por este «hilo rojo» y favorece la fortaleza en la larga espera que hay que realizar, en la mayoría de los casos. En estas comunidades, es normal la utilización contextual de frases como «estamos tirando fuerte del hilo rojo», o «tendiendo puentes con hilos rojos» lo que convierte a la leyenda en una parte más de la jerga de utilización habitual.Una de las leyendas sobre este hilo rojo cuenta que un anciano que vive en la luna, sale cada noche y busca entre las almas aquellas que están predestinadas a unirse en la tierra, y cuando las encuentra las ata con un hilo rojo para que no se pierdan». Es mi deseo que la adopción se convierta en un procedimiento legal y sencillo en todos los países del mundo, para que tantos padres e hijos puedan encontrarse. Yo no puedo decirles cuál es el camino o qué deben hacer. En el momento que fueron concebidos en mi mente y en mi corazón, fui bendecida con dos hijos maravillosos que llenan por completo mi existencia y sin los que no podría imaginar mi vida, tal vez por eso entiendo tanto esa búsqueda incesante por lograr ese feliz encuentro. Solo les puedo decir que la Fe todo lo puede, lo que crees, creas. A través de los años he aprendido que todo es como tiene que ser y es así por alguna razón.

Luego de casi un año estudiando e indagando sobre BioNeuroEmoción y el transgeneracional he descubierto algunos datos reveladores que podrían influir en la concepción biológica, pero por ser un tema bastante complejo, trataré de bosquejarlo de la manera más sencilla posible en un próximo post.

Por último les dejo uno de los bellísimos poemas de Kahlil Gibran (que seguramente ya conocerán) Espero de corazón que el hilo rojo se acorte con rapidez y muy prontito puedan abrazar a quien está en el otro extremo.

“Tus hijos no son tus hijos  son hijos e hijas de la vida  deseosa de si misma.  No vienen de ti, sino a través de ti  y aunque estén contigo  no te pertenecen. 

Puedes darles tu amor,  pero no tus pensamientos, pues,  ellos tienen sus propios pensamientos. Puedes abrigar sus cuerpos,  pero no sus almas, porque ellas,  viven en la casa del mañana,  que no puedes visitar  ni siquiera en sueños. 

Puedes esforzarte en ser como ellos,  pero no procures hacerlos semejantes a ti  porque la vida no retrocede,  ni se detiene en el ayer. 

Tú eres el arco del cual, tus hijos  como flechas vivas son lanzados.  Deja que la inclinación  en tu mano de arquero  sea para la felicidad.”

One thought on “Mami yo también te estoy buscando

Deja un comentario