Sueño y Embarazo

El aumento del tamaño del feto es quizá la principal razón de los problemas para dormir, ya que se vuelve difícil encontrar una posición cómoda. Si estás acostumbrada a dormir boca abajo o boca arriba, te será difícil habituarte a dormir de costado, que es lo más recomendado. Cambiar de posición en la cama puede resultarte más difícil a medida que el embarazo avanza y tu cuerpo aumenta de tamaño.

Otros factores que pueden afectar el sueño son los siguientes:

-Frecuente necesidad de orinar: Tus riñones están funcionando más de lo normal para filtrar un mayor volumen de sangre (de un 30 a un 50% más que antes del embarazo). Este proceso de filtrado genera más orina. Además, a medida que el bebé crece y que el útero se agranda, la presión sobre la vejiga también aumenta. Esto se traduce en más idas al baño durante el día y la noche. La cantidad de visitas nocturnas al baño puede ser mayor si tu bebé está activo durante la noche.

-El ritmo cardíaco aumenta durante el embarazo, para bombear más sangre. Al fluir más sangre hacia el útero, tu corazón tendrá que trabajar más para enviar suficiente sangre al resto de su cuerpo.

-La falta de aire: las hormonas del embarazo podrían afectar tu respiración, ya que harán que necesites respirar más hondo. Es posible que sientas que debes hacer un mayor esfuerzo para respirar. La respiración parecerá más difícil a medida que tu útero aumenta de tamaño, ocupe más espacio y empuje el diafragma (el músculo que se encuentra debajo de los pulmones).

-Los calambres en las piernas y el dolor de espalda: Los dolores de piernas o de espalda se deben, en parte, al peso adicional que estás llevando. Durante el embarazo, el organismo también produce una hormona llamada relaxina, que ayuda a preparar al cuerpo para el parto.




Encontrar una posición adecuada para dormir

Desde el comienzo del embarazo, procura dormir de costado. Dormir de costado con las piernas flexionadas sea quizá la posición más cómoda a medida que tu embarazo progresa. Esta posición también facilitará el trabajo del corazón, ya que permite que el peso del bebé no recaiga sobre la vena principal (llamada “vena cava inferior”) que transporta sangre de regreso al corazón desde los pies y las piernas.

Algunos médicos recomiendan específicamente que las embarazadas duerman sobre el costado izquierdo. Debido a que el hígado se encuentra del lado derecho del abdomen, si duermes sobre el lado izquierdo, evitas que el útero se apoye en este órgano. Dormir de costado también mejora la circulación hacia el corazón y permite un mejor flujo sanguíneo hacia el feto, el útero y los riñones. Pregúntale a tu médico qué te recomienda. En la mayoría de los casos, dormir sobre cualquier lado será beneficioso y aliviará la presión sobre tu espalda.

Consejos para dormir sin problemas

Recuerda que, a pesar de que pueden resultar muy atractivas en momentos de desesperación por conciliar el sueño, las píldoras para dormir de venta libre, así como las hierbas medicinales, no son recomendables para las mujeres embarazadas. En cambio, sigue los siguientes consejos para mejorar tu sueño:

  • Reduce al máximo o elimina de tu dieta el consumo de bebidas con cafeína, como las gaseosas, el café y el té. Sólo consume una o máximo dos tazas temprano en la mañana o a primera hora de la tarde.
  • Evita tomar mucho líquido o hacer una comida completa pocas horas antes de irse a dormir. (Pero asegúrate de ingerir suficientes nutrientes y líquidos a lo largo del día). Algunas mujeres consideran beneficioso comer más en el desayuno y en el almuerzo, y después cenar liviano. Si lo que te mantiene despierta son las náuseas, come unas pocas galletas antes de ir a dormir.
  • Procura irte a dormir y levantarte a la misma hora cada día.
  • Evita hacer ejercicio intenso antes de ir a dormir. En cambio, elige una actividad que sea relajante, como un baño de inmersión por 15 minutos, leer o beber una bebida caliente, sin cafeína, como leche con miel.
  • Si te despiertas por un calambre, empuja con vigor el pie contra la pared o párate sobre ese pie. Además, asegúrate de que tu dieta incluya suficiente calcio, ya que es un elemento químico que reduce la aparición de calambres.
  • Toma clases de yoga u otra técnica de relajación que te ayude a eliminar el estrés al final del día. (Asegúrate de conversar primero con tu médico sobre cualquier actividad o régimen de ejercicios nuevos).
  • Si el miedo o la ansiedad son los que te impiden conciliar el sueño, considera inscribirte en una clase de maternidad o parto. Un mayor conocimiento sobre el tema y la compañía de otras mujeres embarazadas te ayudarán a superar los miedos que te mantienen despierta por la noche.

Confía en tu medico y asiste regularmente a la consulta prenatal. Allí es el momento propicio para hablar de estos y otros temas, escuchar  y ser escuchado, educar y cambiar hábitos.

Dr. Wladimir Moreira   
Perinatólogo especialista en medicina materno fetal 
y obstetra ginecólogo, Docente de la Cátedra 
obstétrica de la  Facultad de Medicina UCV 
Jefe de la Unidad de Ecografía UMIBA 
@umiba.sc 
Asistente el Dr j.Alexander Goncalves C 
Médico Cirujano
Si te ha gustado esta entrada no olvides darle like y compartirla, así nos ayudas a saber qué contenidos son de mayor interés! Recuerda Suscribirte al blog para no perderte ninguna de nuestras sorpresas y novedades! (encuentras el formulario de suscripción en la barra lateral derecha si estás en un ordenador o más abajo, justo debajo de los comentarios si estás en un móvil) 

Deja un comentario