Ictericia Neonatal: ¿Que es y qué hacer?

La ictericia es la coloración amarillenta de piel, escleras y mucosas por aumento de la bilirrubina y su acumulación en los tejidos corporales.

Se presenta entre el 50 a 60% de los recién nacidos antes de las 3 semanas de vida, y puede ser fisiológica o patológica, y es producida por alteraciones en el hígado o incompatibilidad sanguínea, dependiendo del momento en que se produzca y los niveles de bilirrubina.

La bilirrubina al principio es procesada por la placenta, pero cuando le bebé nace, debe eliminarla por sí mismo. El hígado ayuda a deshacerse de esta bilirrubina, pero el hígado de tu bebé cuando nace aún no se encuentra bien desarrollado o le cuesta empezar a eliminarla, así, el intestino reabsorbe la bilirrubina para luego ser eliminada luego en las heces.

¿Qué es la ictericia fisiológica?

Es la que se produce en la mayoría de los bebés y se observa después de las 24 horas de vida, se denomina así, porque es un fenómeno que se produce cuando el bebé se adapta a su vida extrauterina y no se encuentra asociada a ninguna otra causa.

¿Cómo sé que mi hijo esta ictérico?

Hay momentos en donde la ictericia o color amarillento de la piel, es visible a simple vista, pero cuando hay dudas, se puede comprobar colocando tu dedo en el pecho o nariz de tu bebé, haciendo una ligera presión, si al retirarlo el fondo es amarillo tu bebé esta ictérico. La ictericia comienza de la cara hacia abajo. De ser así se le deben realizar estudios de sangre, siempre acudiendo primordialmente a un pediatra o personal de salud para su pronta revisión.

¿Cómo se trata?

Cuando tu bebé nace sano, una de las recomendaciones es exponer a tu bebé al sol, por lo menos por 10 min 2 veces al día, siempre evitando las horas del medio día.

En casos donde la bilirrubina está elevada, o la coloración de tu bebé es muy amarilla, recomiendo acudir al pediatra, para así ser tratado eficazmente. En estos casos se usa un método llamado fototerapia, que consiste en exponer al bebé a un tipo de luz azul. La forma más habitual de aplicar fototerapia es dejando al bebé desnudo, bajo el foco, pero dentro de una incubadora. Se le debe proteger los ojos de esa luz y, de vez en cuando, se le debe cambiar de postura.

Si la bilirrubina sigue aumentando se usa la exanguinotranfusion, consiste en recambiar la sangre del bebé (que contienen demasiada bilirrubina) por sangre fresca, se hace a través de las venas umbilicales, y a pesar de realizase sin dificultades, no está libre de riesgos.

¿Se debe evitar la lactancia materna en un bebe ictérico?

Los estudios demuestran que, en un bebé lactado, se puede prolongar la ictericia por más tiempo, por la existencia de ácidos grasos o beta glucoronidasa en la leche que inhiben el metabolismo normal de la bilirrubina. Se sugiere el receso por 48 de la lactancia materna, más sin embargo, no debe ser evitada por completo, ya que cierto estudios han demostrado que aumentar las tomas de lactancia mantiene al bebé hidratado y así mismo ayuda a que las evacuaciones aumenten y se pueda excretar mayor cantidad de bilirrubina.

Yo como pediatra, y mi experiencia basada en evidencia, recomiendo que si tu bebé es sano y está contigo en casa, lo expongas al sol por períodos cortos de tiempo, 2 veces al día (evitando la exposición en horas del mediodía) y des lactancia materna para así ayudarlo.

De igual manera, ante cualquier inquietud,  recuerda siempre acudir a tu pediatra y llevar un control médico regular.

 


Dra Gretchen Borean 
Pediatra Puericultor 
Instagram: @pediagret 
Twitter: @pediagret
aborean@outlook.es

 

 

Si te ha gustado esta entrada no olvides darle like y compartirla, así nos ayudas a saber qué contenidos son de mayor interés!
Recuerda Suscribirte al blog para no perderte ninguna de nuestras sorpresas y novedades! (encuentras el formulario de suscripción en la barra lateral derecha si estás en un ordenador o más abajo, justo debajo de los comentarios si estás en un móvil)

Deja un comentario