LA FIEBRE EN PEDIATRIA

La fiebre es una de las consultas más frecuentes en la edad pediátrica, pudiendo representar alrededor de 30%, y en ocasiones se convierte en una situación de gran angustia y temor para los padres o quienes los cuidan.

Muchas veces por desconocimiento, los mitos que existen e incluso, en ocasiones, por las mismas creencias de los médicos, no se logra dar la orientación adecuada a los padres y conlleva a un manejo inadecuado de esta situación, cuando la verdad es que, aunque no lo crean, es una gran aliada.

El hipotálamo, que es nuestro “termostato” biológico, se encarga de mantener la temperatura corporal normal y es importante que sepamos que no se mantiene constante, puede variar de una persona a otra, modificarse dependiendo del momento en que se tome y la zona del cuerpo que se use para su medición.

El exceso de calor en el ambiente, después de hacer ejercicio o comer, estar muy abrigados y al final de la tarde, son situaciones que hacen que la temperatura de su cuerpo aumente en condiciones normales, y suele bajar alrededor de media noche y en las primeras horas de la mañana.

¿Cuál es la temperatura normal?

Si la medimos en la boca suele estar entre 36.2 y 37.4◦C, en la axila alrededor de 36 y 37◦C y si lo hacemos en el recto (que es la más cercana a la temperatura central del organismo) oscila entre 36.7 y 37.7◦C. Una vez que sabemos eso,

¿Qué es la fiebre?

Es simplemente un aumento de la temperatura corporal normal, que va a ser diferente de acuerdo al lugar donde se mida. En la axila, cuando está por encima de 37.5◦C, en la boca al ser mayor de 37.8◦C y a nivel rectal, al ser superior de 38◦C.

Lo primero que necesitamos saber es que la fiebre es un SÍNTOMA y no una enfermedad, NO es sinónimo de gravedad.

Es un mecanismo de defensa que tiene su cuerpo para avisarnos que algo está sucediendo, bien sea algún proceso inflamatorio o infeccioso y que su organismo lo está combatiendo.

Por este motivo NO se recomienda salir corriendo y dar medicamentos para bajarla, salvo en determinados casos, pues le estamos quitando a su sistema inmune la capacidad de lucha. Entonces…

¿Qué debo hacer si mi bebé tiene fiebre?

La respuesta va a estar determinada por la temperatura, por lo tanto, no nos basta sólo con sentir que nuestro pequeño está caliente, DEBEMOS MEDIRLA, pues va a marcar la pauta de lo que hay que hacer y el pediatra SIEMPRE va a querer saber esa información.

Si la temperatura es MENOR de 39◦C y el bebé LUCE BIEN, lo primero que se debe hacer es usar medios físicos:

1. Aligerar la cantidad de ropa que lleva.

2. Ofrecer más cantidad de agua fresca y alimentos templados.

3. Evitar juegos bruscos y abrazos, mantener lo más tranquilo que se pueda.

4. Baños de agua TEMPLADA o usar compresas húmedas y frotar el cuello, muñecas, ingles, axilas o en la frente.

Se debe dar medicamentos para bajarla en las siguientes situaciones:

1. Es Menor de 39◦C pero tiene malestar o es mayor de 39◦C.

2. Mayor de 38◦C con antecedentes de convulsión febril.

¿Cuándo debo acudir al médico?

1. Si tu bebé es menor de 3 meses.

2. Si tiene 3 días con fiebre.

3. Si luce enfermo pero la temperatura es MENOR de la normal.

4. Si tiene tos o dificultad respiratoria.

5. Si convulsiona.

6. Presenta dolor de cabeza intenso y/o rigidez de nuca.

7. Está acompañado de vómitos y/o diarrea.

8. Si hay dolor de oído, de garganta, abdominal o al orinar.

9. Luce muy pálido o sonrojado o deshidratado.

10. Se encuentra irritable o somnoliento, no quiere que lo toquen o carguen.

11. No quiere comer.

12. Sarpullido sin causa aparente o manchas en la piel rojas o moradas.

¿Qué debo evitar hacer cuando mi hijo tiene fiebre?

1. NO automedicar.

2. Evitar alternar medicamentos, se debe manejar con uno sólo a menos que el malestar sea MUY INTENSO y persiste o recurren los síntomas antes de la dosis siguiente.

3. NO dar de forma preventiva.

4. No abrigar en exceso, obligarlos a comer o eliminarles el baño o bañarlos con agua fría.

5. NO administrar medicamentos sin comprobar la temperatura y consultar con el pediatra.

6. NO dar ASPIRINA.

7. Nunca utilices baños de alcohol, ya que se puede absorber por la piel y provocar lesiones muy graves.

8. No es recomendado tomar la temperatura rectal en niños con inmunodeficiencias conocidas.

 

No te desesperes y mantén la calma pues es lo que te va a permitir actuar de la mejor forma posible. Acude al especialista ante cualquier duda pues será tu guía y apoyo ante cualquier eventualidad y recuerda, LA FIEBRE ES TU ALIADA Y NO TU ENEMIGA.

Ante cualquier duda recuerda que acudir al especialista, que siempre estará dispuesto a brindarte la orientación que necesitas y evitar complicaciones que son completamente prevenibles.


Dra. Ann Molinet
Médico Pediatra, Intensivista Pediatra
tupediatraguia@gmail.com
@tupediatraguia

Si te ha gustado esta entrada no olvides darle like y compartirla, así nos ayudas a saber qué contenidos son de mayor interés!
Recuerda Suscribirte al blog para no perderte ninguna de nuestras sorpresas y novedades! (encuentras el formulario de suscripción en la barra lateral derecha si estás en un ordenador o más abajo, justo debajo de los comentarios si estás en un móvil)

Deja un comentario