La crisis de “Los terribles Dos”: Cómo manejarla

Tener a un niño de 2 años no es nada sencillo, porque a esta edad apenas está descubriendo el mundo, y los padres se enfrentan a actitudes y situaciones que no son fáciles de manejar. Recordemos que el desarrollo de los niños no es lineal, y además cada niño tiene sus variantes. Pero en torno a los dos años es frecuente que los padres noten algunos cambios importantes en la conducta de su hijo. Es la etapa de las rabietas, de llevar la contraria a todo, del NO, suelen ser más frecuentes las pesadillas, los miedos y los terrores nocturnos, por lo que a ésta etapa se le ha llamado “los terribles dos”.

Es importante tener en cuenta, ante todo, cuáles son las características generales que tiene un niño de esta edad, en los diferentes aspectos de su desarrollo. Esto nos permitirá comprender mejor su comportamiento y responder a los conflictos y demandas, de manera más eficaz.

Desarrollo Motriz:

– Puede levantarse sin apoyo.

– Patea la pelota. Es capaz de poner el peso de su cuerpo sobre una pierna y patear la pelota con la otra.

– Corre, trepa y salta.

– Camina hacia atrás, en punta de pie y sobre los talones

– Sube las escaleras alternando el pie.

Debido a éstas habilidades podrá llegar a aquellos lugares de altura a los que antes no alcanzaba, dada la gran energía que posee, necesitará hacerlo durante gran parte del día, reduciendo probablemente sus tiempos de descanso y sueño

Lenguaje:

– Es capaz de decir su nombre, su edad, el nombre de sus padres

– Utiliza pronombres personales: yo, tu, el.

– Utiliza pronombres posesivos: MIO (mi juguete, mi cobija), tuyo.

– Al final de los dos años deben manejar 50 palabras, en promedio.

A pesar que está ampliando su vocabulario, es todavía más lo que puede “comprender”, que lo que puede “expresar y decir”. Generalmente entiende todo lo que decimos, pero muchas veces no podrá poner en palabras lo que él piensa, por lo tanto esto le generará frustración y enojo porque sentirá muchas veces, que no lo comprendemos. Esto también ocurre en los juegos con sus pares donde, al no poder expresar sus deseos y necesidades con palabras, muchas veces lo hacen mediante la agresión al otro: pegan, tiran del pelo o quitan un juguete a la fuerza.

Personal- Social

– Juegan imitando labores domésticos.

– Obedecen órdenes sencillas.

– Le gustan los libros de dibujos.

– Usa la cuchara.

– Ayuda a desvestirse.

– Ayuda a ordenar juguetes.

Comienza poco a poco a entender que no siempre él es el centro, experimentando muchas y variadas emociones que todavía no logra controlar, como enojo, frustración, tristeza, ansiedad, angustia y decepción que serán expresadas generalmente a través de berrinches, rabietas, llanto, gritos o agresiones.

Desarrollo intelectual: el niño de esta edad, está en un proceso de comprensión y conocimiento del mundo que lo rodea. Es muy observador y querrá imitar todas las conductas que sus padres y otros significativos realicen, los padres son sus “dioses”. Por eso aquí, es muy importante la presencia de la figura masculina (papá, hermano, abuelo, etc.) y femenina, porque se identifica con el rol de hombre o de mujer según sea el caso.

Si bien su comprensión es mayor, aún no puede razonar como un niño más grande o como un adulto. No comprende el porqué de muchas cosas que le decimos o prohibimos, ni puede anticiparse con su pensamiento o medir la magnitud del peligro en la mayoría de las situaciones.

Entonces, algunos tips para afrontar esta etapa, de manera positiva y respetuosa:

 Reserva una hora especial para leer libros con tu hijo.

 Jueguen al “chu-chu tren”; o trencito.

 Llévalo a pasear para que explore el ambiente que lo rodea.

 Anímalo a que diga cómo se llama y su edad.

 Enséñale canciones infantiles.

 Refuerza la conducta positiva pero no sin ignorarlo cuando se ponga desafiante o haga berrinches. Enséñale formas aceptables de manifestar su enojo.

 NUNCA lo dejes solo cerca del agua ( bañera, piscinas, ríos)

 Instala cercas alrededor de la piscina. El ahogamiento es la principal causa de muerte o de lesiones en este grupo de edad.

 Enséñalo a sentarse a la mesa para comer, y a que mastique bien los alimentos para que no se ahogue.

 Habla con el personal de la guardería para saber si le sirven alimentos y bebidas saludables, y si limitan el tiempo que pasa frente a la televisión y otra clase de pantallas electrónicas.

 Tu hijo puede cambiar de parecer a diario acerca de los alimentos que le gustan. Es un comportamiento normal y es mejor si no se le da mucha importancia. Anímalo a que pruebe nuevos alimentos ofreciéndole bocados pequeños para que saboree, pero no lo obligues nunca a comer.

 Mantén los televisores fuera de la habitación del niño.

 Promueve los juegos en que se mueva tanto como sea posible. Ayudará a mantenerlo activo, fuerte, a que desarrolle sus destrezas motoras. Y evitará la obesidad infantil.

Entender cómo es el crecimiento de nuestros niño de dos años en las diferentes áreas de su desarrollo, nos permitirá adecuarnos a la realidad, y no crear falsas expectativas. Los “terribles dos”, serán menos difíciles, si sabemos priorizar en la crianza de nuestro hijo el amor, el cariño, el afecto y la comprensión.

 



Dra. Andrea Cardozo
Pediatra-Puericultor ULA
railib@hotmail.com
@tipspediatricos

 

Si te ha gustado esta entrada no olvides darle like y compartirla, así nos ayudas a saber qué contenidos son de mayor interés!
Recuerda Suscribirte al blog para no perderte ninguna de nuestras sorpresas y novedades! (encuentras el formulario de suscripción en la barra lateral derecha si estás en un ordenador o más abajo, justo debajo de los comentarios si estás en un móvil)

Deja un comentario