Banco de Leche Casero

La extracción, recolección y almacenamiento de leche materna es una herramienta que permite a las madres conservar su leche de forma segura para ser suministrada al bebé en el momento que se requiera. 

Las razones para almacenar la leche materna son variables, frecuentemente se asocian a madres que requieren volver al trabajo y no desean destetar a sus hijos, pero también puede ser una herramienta útil en casos de una fuerte congestión mamaria o mastitis, cuando el bebé se encuentra hospitalizado, separado de su madre o por alguna razón no puede ser amamantado, para aumentar la producción de leche en caso que se requiera o incluso, para ser donada a otro bebé que no pueda ser amamantado.

Cualquiera que sea el caso, la elaboración de un lactario o banco de leche permanente o temporal puede ser una solución para evitar el destete prematuro y garantizarle una buena alimentación al lactante por tiempo prologado.

La extracción puede realizarse de manera manual o mecánica usando un tiraleches según lo desee la madre. La extracción manual suele utilizarse para aliviar la congestión mamaria, para que ésta sea efectiva se requiere dominio de la técnica, sin embargo usualmente con este método no suelen extraerse grandes cantidades de leche o cantidades suficientes para recolectar. Para extraer manualmente se debe inclinar el pecho ligeramente hacia adelante, sostener la mama con los dedos en forma de C a unos 3 centímetros del pezón, empujar el pecho hacia atrás suavemente sin cerrar la mano y luego comprimir el pecho entre el pulgar y los otros dedos separando la mano de la pared torácica en un movimiento de ordeño, sin deslizar en ningún momento los dedos sobre la piel ya que esta puede irritarse. Este movimiento se repite de forma rítmica y rotando la mano para estimular la mayor cantidad de conductos posible, puede hacerse la extracción durante unos 20 minutos, alternando las mamas según se sienta cómoda la madre.

La extracción mecánica es la mas utilizada cuando se busca crear un banco de leche ya que de esta forma se obtienen mayores cantidades de la misma, la desventaja de la extracción mecánica es que tiene mucho mayor riesgo de contaminación de la leche extraída debido a que la leche puede acumularse y descomponerse en las piezas del mismo, sin embargo con una buena higiene, tanto previa como posterior a la recolección del producto, este riesgo se minimiza considerablemente.

La elección de un saca leches debe responder a las necesidades de la madre, pero en líneas generales debe ser desarmable y con todas sus piezas lavables para permitir llegar a todos los rincones del mismo y mantener la higiene. Es importante también que sea de fácil ensamblado y uso sencillo, que brinde la mayor comodidad y no maltrate los pechos, de hecho existen saca leches que vienen con medidas especificas según las dimensiones de la usuaria.

Al prepararnos para una extracción de leche debemos recordar lavarnos las manos con agua y jabón y realizar previamente un masaje en la mama que vamos a utilizar, ubicándose en una posición cómoda, en la que ambas manos se encuentren libres y con el pecho descubierto, se realiza un suave masaje desde la periferia hasta la areola con ambas manos en repeticiones de unas 5 veces, posteriormente realizar el mismo recorrido desde la periferia hasta la areola con la punta de los dedos como si éstos caminaran sobre la mama, seguido de masajes en forma circular sobre toda la superficie mamaria y compresiones de arriba y abajo y de uno y otro lado como se muestran en la imagen

 

Al igual que el masaje existen otras herramientas que nos ayudarán a extraer la mayor cantidad de leche posible, como ubicarnos en un lugar cómodo y tranquilo, tomar un poco de líquido previo al procedimiento,  poder visualizar a nuestro bebé durante el proceso es un estimulo poderoso para aumentar la producción, o si el bebé no está cerca, valernos de una foto del mismo también puede ser útil. Es importante recordar que la extracción no debe coincidir con las tomas del bebé, deben hacerse posteriormente o en un momento en que el peque no tenga hambre.

Para almacenar la leche se deben usar recipientes identificados como aptos para recolección de alimentos, ya sea de vidrio o plástico, que NO posean tapas de metal o partes metálicas ya que estas suelen oxidarse, también pueden usarse bolsas especiales para la recolección de leche materna, que pueden ser desechables o reusables y tienen la ventaja de que son fáciles de guardar e identificar, sin embargo suelen ser mas engorrosas a la hora de descongelar, manipular y calentar. La Asociación Americana de Bancos de Leche aconseja el uso de recipientes duros opaco y cristal ya que muestra menor perdida de factores inmunologicos durante el almacenamiento. En cualquier caso los recipientes deben estar bien lavados con agua caliente y jabón y de ser posible esterilizados.

No es recomendable el uso de ziploc  u otros envases que tengan polipropileno, ya que este disminuye la lisozima y lactoferina presentes en la LM o polietileno (Ziploc) que disminuye anticuerpos presentes en la misma hasta en el 60%. 

Luego de realizar la extracción la leche puede ser usada de inmediato o almacenada para usarla posteriormente, si no va a utilizarse de inmediato debe guardarse a la brevedad posible dentro del refrigerador. Si se realizan varias extracciones en un día, pueden guardarse en la nevera y juntarse en el caso de que sea necesario para completar la cantidad justa para una toma  cuando todas tengan la misma temperatura identificándolas con la fecha y hora de la extracción más antigua, es decir, no se debe depositar leche recién extraída sobre una leche que ya está fría y mucho menos sobre una leche que se encuentra congelada, ni almacenada por más de 12 horas.

Lo ideal es almacenar cantidades justas según lo que el niño consuma y no excedernos ya que si sobra después de una toma debe desecharse la leche.

Según la temperatura a la que se conserve la leche materna puede durar algunas horas o varios meses, y la conservación dependerá del uso que deseemos darle.

A temperatura ambiente (27 a 32 C) el calostro y la leche madura puede utilizarse durante las primeras 4 a 8 hrs, sin embargo lo ideal es mantenerla en lugar fresco lejos de los  rayos de sol.

En refrigerador (0-4 C) la leche puede conservase viable durante  5 a 8 días si esta se coloca en la parte posterior del refrigerador donde no esta expuesta a muchas variaciones de temperatura. Si se almacena en el congelador dentro de la nevera dura aproximadamente 2 semanas.

Congelada en refrigerador separado de la nevera, en la parte posterior del mismo puede durar alrededor de 4 meses, y congelada en un refrigerador industrial  a aproximadamente unos -19 C puede durar hasta 6 meses. 

Para descongelar y calentar la leche puede pasarse al refrigerador un día antes de que se vaya a utilizar y debe ser administrada en las 24 hrs siguientes y lo que sobra se debe desechar, también se puede descongelar bajo el chorro de agua tibia o dejándola en un recipiente con agua caliente hasta que adquiera una temperatura adecuada para el bebé, una vez descongelada y durante toda la manipulación la leche NO debe agitarse de forma vigorosa ya que se rompen moléculas de grasa que alteran sus propiedades y aceleran su descomposición, en todo caso debe moverse suavemente el recipiente para lograr una temperatura uniforme. Una vez que la leche haya estado en contacto con la saliva del bebé debe desecharse si sobra, ya que no es apta para volverse a utilizar y es importante recordar que NUNCA debe descongelarse en microondas ya que ésto afecta seriamente sus propiedades.

Es importante recordar que la maternidad no acepta comparaciones, nunca debemos guiarnos por la cantidad de leche que extrajo de sus pechos una conocida, cada una funciona de manera individual y puede desarrollar métodos de extracción muy personales, al principio las cantidades obtenidas suelen ser bajas, pero éste no es motivo para frustrarse, la persistencia, el conocimiento, la tranquilidad y la práctica serán herramientas eficaces para tener el banco de leche que deseamos.

Si te ha gustado esta entrada no olvides darle like y compartirla, así nos ayudas a saber qué contenidos son de mayor interés! 
Recuerda Suscribirte al blog para no perderte ninguna de nuestras sorpresas y novedades! 

 

Dra. Delimar Tello
Médico Cirujano
@delimartello
fundadora de @miderechoVALE
e-mail: Devaluve85@gmail.com

Deja un comentario