1096 Días Madrid

Hay una fábula Zen que dice: “Si estás en un mástil y llegas a lo más alto y no puedes bajar, a donde vas? y el Zen te dice: doy un salto en el vacío.”

Es lo que muchos han tenido que hacer, dar un salto en el vacío (o en el mar) cuando ya no te queda tierra donde pisar y fue más o menos lo que hicimos, mi familia y yo hace exactamente 1096 días, cuando pasábamos llave a lo conocido y nos lanzábamos a la que sería la más grande y enriquecedora de nuestras aventuras como familia. Pusimos nuestros pies, por primera vez, en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Eran las 11 de la noche de ese caluroso lunes. Llegábamos con una hora de retraso de un viaje de 3 días. Evidentemente no es un viaje que se pueda comparar con la migración Siria, ni siquiera con el viaje de un mes en un barco de carga que hicieran mis abuelos con sus hijos hace +60 años. A diferencia de ellos tuvimos la suerte de viajar en clase turista y traernos lo que pudimos meter en 8 maletas. Nos veníamos con nuestro pasaporte español sin haber estado jamás en esta tierra y sin embargo podía sentir que regresaba a casa.

Han sido 1096 días con sus noches de insomnio, de incertidumbre y confianza al mismo tiempo, de tranquilidad y angustia, de alegría y tristeza, de contrastes expansivos y reveladores que me han mostrado a lo largo de estos 4 veranos quien soy, quien he sido y en quien puedo llegar a convertirme.

1096 días de intensos desafíos que han ido construyendo y amalgamando a esta nueva persona, más fuerte y frágil a la vez, con una visión más extensa y compleja de lo que palabras como “extranjero” o “frontera” pueden llegar a significar, entendiendo que la vida continua y se abre paso, te quedes o te vayas, a pesar de nuestra propia arrogancia.

1096 días de extrañas sensaciones corporales que me han acompañado mientras toda mi fisiología se adapta a esta nueva realidad que jamás imaginé llegaría a vivir. Un viaje sin duda alguna de autoconocimiento, de crecimiento y de aprendizaje en el que las pupilas se agudizan y los poros se abren para experimentar cada nueva sensación de manera única.

Cada día ha sido una lección de vida que me ha permitido mirar frente a frente mis prejuicios y temores, enseñándome a enfrentarlos y derribarlos.

Fueron muchas las razones por las que, después de muchos años estudiando opciones, nos decidimos por Madrid y hoy, a tres años de haber llegado aquí, no puedo más que sentirme agradecida y afortunada. Una ciudad que nos abrió sus puertas de par en par, una ciudad en la que la historia se mezcla con la modernidad, una ciudad que me ha mostrado realmente lo que es la diversidad, en fin, una ciudad de gente maja que, en todo momento, nos ha hecho sentir bienvenidos, desde Manolo y Natalia del súper cerca de casa, hasta el señor de la bici que siempre está haciendo bromas, las maestras del cole, los vecinos y los compañeros de trabajo.

La expectativa dista mucho de la realidad, nada es realmente como esperábamos que fuera. Ha sido un torbellino que nos ha unido más como familia y que nos ha fortalecido como equipo. Hemos madurado como aguacate forrado en papel periódico y hemos aprendido a ver la vida de otro modo, así como se mira cuando no tienes suelo bajo los pies. Con esa sensación de incertidumbre y vulnerabilidad constantes de quien da un salto al vacío, pero a la vez con la certeza de que todo estará bien.

La migración se ha convertido en una constante no solo en mi país sino en el mundo entero. Cuando tenía 18 años, se me presentó la oportunidad de irme a Canadá a estudiar inglés y francés, en ese momento sentí mucho miedo y no me fui. Si hubiese sabido en ese entonces lo que se hoy, ni me lo hubiese pensado. No se si utilizar el término “lamentablemente” porque, si bien es cierto que nadie debería ser forzado a salir de su país, es probable que de otra manera, yo en lo particular, no hubiese tenido el valor de embarcarme en una experiencia tan fascinante como esta.

 

Ivette Aguirre
Mamá, Diseñadora Gráfica,
blogger y community manager
@mamiacolor
mamiacolor@gmail.com
mamiacolor.es

Si te ha gustado esta entrada no olvides darle like y compartirla, así nos ayudas a saber qué contenidos son de mayor interés! 

Deja un comentario