Crianza y Familia

El castigo como método de enseñanza

Si bien, desde hace un par de años, ya no practicamos el colecho, desde entonces tenemos un ritual instaurado que consiste en acostarme en la camita con mi hija, leer un cuento o conversar, o ambas cosas. Es un momento ideal para compartir, porque estamos relajadas, no tenemos la atención puesta en otra cosa y las dos nos encontramos, si se quiere, al mismo nivel. He comprobado a lo largo de mis años como mamá, que recordar lo que sentía en mi propia infancia y adolescencia, me permite empatizar de manera efectiva y comprender el lugar en el que mis hijos se encuentran durante cada una de las etapas de sus vidas. Mostrarme vulnerable e imperfecta frente a ellos ha sido una puerta abierta para poder conectar y adentrarme en sus mundos. Leer más

Mi timidez y mi hija

Cuenta mi madre que de pequeña solía gruñirle a quien osara acercase a mí. Debe ser cierto porque aún, de vez en cuando, lo hago… La verdad es que ir al cole, a un cumpleaños o cualquier evento que implicara contacto social me daba dolor de barriga y hasta el día de hoy, aún me escondo en el baño para evadir alguna situación que me sobrepase.

La frase que más he escuchado en mi vida es “¿te comieron la lengua los ratones?” y es que, si bien me siento muy cómoda en grupos reducidos con personas de confianza, mantener una conversación con desconocidos me resulta(ba) prácticamente imposible. Ni hablar de las reuniones o entrevistas de trabajo. Literalmente me pongo mala del estómago cuando me toca enfrentarme al contacto social. Leer más

Sentido de pertenencia

Los seres humanos, como mamíferos que somos y desde tiempos ancestrales, nos hemos manejado en grupos, en manadas, tribus, clanes, etc. como forma primordial de protección y supervivencia a un medio que tendía a la hostilidad. Ser expulsado o quedar fuera de la manada solía ser sinónimo de peligro o muerte y ese concepto de pertenencia ha quedado impreso a través de los siglos en nuestra memoria celular. Leer más

La Carrera del Potty

Se acerca el fin del verano y toca ir preparando la vuelta al cole, vuelta a la rutina, pero con algunos cambios incluidos y es que el verano suele ser la época ideal escogida por los padres para iniciar la retirada del pañal. Comienzan los apuros para lograr una “despañalización exprés” con fórmulas mágicas que prometen en 3 días alcanzar el objetivo y sí, puede que en 3 días, si están listos, algunos niños lo logren, pero los que aún no estén fisiológica e incluso, emocionalmente preparados para ello, es posible que logren el objetivo pero a un cierto costo. Leer Más

Tardes de Domingo

Era una tarde de domingo como cualquier otra. Tendría unos 6 ó 7 años y mi yaya (mi abuela paterna) me llevó aparte del resto de mis primos.

Hasta los 13 años vivimos en casa de mis abuelos maternos y los fines de semana lo pasábamos con mis yayos (mis abuelos paternos). Eran fines de semana de parque, bici y juegos sin límites. De consentidura absoluta, de sandwiches de chocolate y bocaditos de queso y mermelada. Eran fines de semana perfectos en los que podía jugar con mi hermano y mis primos, todos contemporáneos. Pero ese domingo fue distinto. Ese domingo, sin que los otros se dieran cuenta, mi yaya me llevó aparte. Entramos en un pequeño cuarto y cerró la puerta. Leer Más

controlando el control

Hace varias semanas, como todos los días a las 4 de la tarde, fui al cole a por la nena. Comenzaba a sentir como se iba incubando lentamente un virus gripal, sin embargo y como hacía buen tiempo, accedí a la petición de ir al parque con la condición de que fuese solo por un “ratico” (que ilusa yo).

Apenas llegamos se dio cuenta de que uno de sus compañeritos de clase estaba allí, así que salió corriendo a saludarlo. Se lanzaron un par de veces en la tirolina hasta que ambas madres nos cansamos y les suplicamos que se fueran a jugar al tobogán. Un tanto egoísta si, pero es más descansado vigilarlos desde los bancos, o al menos eso pensé. Leer más

La crisis de “Los terribles Dos”: Cómo manejarla

Tener a un niño de 2 años no es nada sencillo, porque a esta edad apenas está descubriendo el mundo, y los padres se enfrentan a actitudes y situaciones que no son fáciles de manejar. Recordemos que el desarrollo de los niños no es lineal, y además cada niño tiene sus variantes. Pero en torno a los dos años es frecuente que los padres noten algunos cambios importantes en la conducta de su hijo. Es la etapa de las rabietas, de llevar la contraria a todo, del NO, suelen ser más frecuentes las pesadillas, los miedos y los terrores nocturnos, por lo que a ésta etapa se le ha llamado “los terribles dos”.

Es importante tener en cuenta, ante todo, cuáles son las características generales que tiene un niño de esta edad, en los diferentes aspectos de su desarrollo. Esto nos permitirá comprender mejor su comportamiento y responder a los conflictos y demandas, de manera más eficaz. Leer más

hackeando las rabietas

Empecemos por definir ¿qué es una rabieta o pataleta?

Podríamos decir que es una reacción desproporcionada de emociones desbordadas ante un evento aparentemente “sin importancia”, esto último ante los ojos del adulto y es que lo primero que tendríamos que analizar es esa costumbre de percibir las necesidades del niño de manera proporcional a su tamaño y resulta que son tan válidas como las de cualquier adulto. Suelen presentarse hacia los dos años de edad cuando ya el niño adquiere cierta autonomía y pueden durar toda la vida, sí, un adolescente, un adulto y hasta un anciano puede tener en determinadas ocasiones una reacción desproporcionada ante un evento o circunstancia, lo que pasa es que no le llamamos pataleta o rabieta leer más

Pizza, cuello tortuga, enfados, rabietas y pataletas (las mías)

Hace algunos días amanecimos todos con unas ganas irrefrenables de comer pizza. Mi hijo mayor propuso llamar para que la trajeran a casa, pero como siempre estoy encerrada me apetecía salir y ver la luz del sol. Era un hermoso día de primavera, cielo despejado, temperatura fresca. Como no planeaba llevar abrigo, decidí ponerme un suéter, no muy grueso pero de lana, no muy grueso pero cuello tortuga. Leer más…

Distancia = 20 años

20 años no son nada.. o al menos así dice la canción.

Cuando tenia 15 años vi una película de esas que se quedan contigo para siempre. Se llamaba “La historia sin fin”  (neverending story) y desde ese mismo momento supe que tendría un hijo y que se llamaría Sebastián.

A los 19 años mi sueño se hizo realidad. Para muchos era demasiado pronto (seguramente sí lo era) para mí, lo mejor que podría haberme pasado. Leer más

 

La Noria y La Inercia

Yo en lo particular siempre me he considerado una persona sumamente escéptica y muy cuestionadora, los que me conocen pueden dar fe de que difícilmente acepto sin chistar cualquier cosa que me dicen o cuento que me echan. A veces hasta yo misma lo encuentro molesto pero no lo puedo evitar, siempre termino buscándole la quinta pata al gato.

Eso siempre y cuando no se trate de cuestiones esotéricas. La verdad siento una extraña fascinación por estos temas mágicos que abarcan lo desconocido. A lo largo de mi vida me he consultado con espiritistas, me han leído las runas, el tabaco, las cartas, los caracoles, el i-ching y hasta la borra del café. Es esa extraña necesidad de que te digan lo que debes hacer o lo que sucederá.  La manía adivinatoria me duró hasta que un Señor me dijo que debía hacerme una limpieza, que me habían hecho un trabajo y debía llevarle una paloma para sacrificarla y limpiar con sangre inocente el mal que me habían echado… De más está decir que no volví. No volví ni a ese lugar ni a ningún otro sitio por el estilo. Eso de sacrificar animales (ni ninguna otra cosa) va conmigo. De hecho la palabra “sacrificio” me resulta de por sí bastante incómoda. Leer más

La niña que transformó mi manera de ver el mundo

En nuestra etapa de noviazgo, mi esposo y yo solíamos ir todos los fines de semana al cine. Un día le pedí que saliéramos un poco más temprano porque necesitaba comprar algunas cosas. Paseábamos por el Centro Comercial al tiempo que conversábamos filosóficamente sobre si tendríamos hijos. Yo tenía ya un hijo de un matrimonio anterior, pero siempre he deseado tener una familia numerosa y mi esposo, en ese momento mi novio, si bien era divorciado, no tuvo hijos en su antigua relación y era algo con lo que también soñaba.  Leer más

Soy una mamá tóxica!!

La primera vez que escuché el término, hace ya algún tiempo, no presté ni la más mínima atención. Yo amaba con locura a mis hijos así que era imposible que fuera nada tóxica, por lo que ni siquiera me interesé en saber sobre el tema.

Hace ya un tiempo, una querida amiga me recomendó un video que les comparto al final del post. El título del video en cuestión era “la importancia de ser madre” Leer más..

Carta a mi esposo

Esta carta la escribí justo hace un año, para el día de San Valentín y afortunadamente sigue más que vigente, por eso hoy quiero compartirla de nuevo, a modo de reflexión y con un cierto toque meloso y hasta cursilón. Leer más…

La Pareja Perfecta … Existe?

“Los hombres son como los teléfonos públicos… los que sirven siempre están ocupados”

“Demasiado buenmozo, demasiado inteligente, demasiado educado… si no está casado es gay”

Así crecimos, convenciéndonos de que los hombres buenos eran una especie rara muy difícil de hallar. Leer más…

Amor Dulce Amor

Como el chocolate amor es la fuerza que mueve al mundo y está hecho de detalles, qué mejor manera de alimentar ese amor que sentimos por otros con chocolate??!!

No cabe duda que lo importante siempre será el amor (y el chocolate) que des, así que para que te enfoques en eso y nada más, hoy quiero obsequiarte estas dulces cajitas imprimibles para que las llenes con todo tu amor (y chocolate)

Y como el amor que se divide termina siempre multiplicándose, pues incluimos mensajito para que el compartir sea la premisa =D Descárgalo aquí

No se toca!

Imagina por un momento que entras en Zara, sí la tienda de ropa y no, esto no es publicidad. Tienes la tienda prácticamente para ti sola, cientos de prendas de vestir, zapatos, carteras, accesorios, de variadas texturas y deslumbrantes colores, transparencias, brillos. Recorres cada centímetro sintiendo una abrumadora fascinación. Quieres probarte muchas cosas, así que decides comenzar a seleccionar las piezas que más te agradan y justo cuando vas a tomar la primera te sorprende alguien detrás de ti que con voz fuerte y firme te dice “No! no puedes coger nada” Leer más…

¿Por qué gritamos?

No lo puedo evitar! pierdo la paciencia! siento que exploto y no lo puedo controlar!

¿Cuántas veces habré oído estas afirmaciones de boca de otras madres y  de la mía propia?

Yo misma solía gritar todo el tiempo. No me agradaba y sentía que me agotaba de más estar en esa gritadera constante, en ese círculo vicioso de grito – sentimiento de culpa, pero era la única manera de que me hicieran caso. Hasta que me di cuenta de varias cosas: Leer más…

 

Bilingüismo (parte 1)

Hace ya más de 5 años vino a visitarnos Julio, el chico que nos hacía servicio técnico en los ordenadores. Digo “hacía” porque es norteamericano y decidió probar suerte en Estados Unidos. En ese momento yo estaba embarazada de Sofi y Julio me comentó que él le hablaba a sus dos hijos desde que nacieron en inglés y su esposa les hablaba en español. Julio es hijo de diplomático por lo que tuvo la oportunidad de vivir y estudiar en Inglaterra y es así como aprendió a dominar el inglés  prácticamente como lengua nativa. Sus hijos para el momento de nuestra conversación rondaban los 8 y 10 años y ya eran perfectamente bilingües. Leer más…

 

Crianza Bilingüe (2da parte)

 Siempre he sentido una especial fascinación por los idiomas. Recuerdo de pequeña que nos sentábamos con mi abuelo a leer un librito de páginas amarillentas, gastadas y dibujos esquemáticos con el que intentaba enseñarnos un poco de inglés. Más adelante tuve la suerte de encontrarme con excelentes profesoras que sembrarían en mí el deseo por aprender más. Fue así como, a los 15 ó 16 años, pasé gran parte de mis vacaciones encerrada en mi cuarto en compañía de un curso de la BBC de Londres. Un libraco enorme con cientos de folios a full color y cassettes que escuchaba una y otra vez. Leer más…